lunes, 27 de marzo de 2017

MARÍN. Y LA IGLESIA EVANGÉLICA. POR ANGEL Gª. CARRAGAL

Capilla evangélica de Marín construida en 1899 (foto archivo)
La conmemoración del 500 aniversario de la Reforma Protestante que estos días viene celebrando la comunidad evangélica marinense me da pie para hacer un repaso de la llegada del protestantismo a Marín, acontecimiento que este mes cumple 135 años. Para ello me documento en datos obtenidos de hemeroteca y en los que dejó escrito Benito González Raposo (‘O protestantismo en Galicia’. 1999).
El protestantismo nace en el s. XVI como revisión del cristianismo católico. No es hasta 1875 cuando se crea la primera comunidad protestante gallega estable. Su esparcimiento por nuestras tierras llegó, por varias vías, entre otras a través de misioneros ingleses que se dispusieron a predicar en las zonas deprimidas, entre las que se encontraba Galicia. Gallegos emigrantes retornados volvían con la Biblia en la mano introduciendo el protestantismo entre sus familiares y vecinos. Importantes fueron también los ‘colportores’ -equipos de esparcimiento de la Biblia- que recorrieron Galicia desde comienzos de 1870, a pie y en bicicleta -“les llamaban el demonio montado”- visitando todas las parroquias gallegas del interior y la costa gallega. 
Como consecuencia de todo aquel trabajo se establecieron varias comunidades protestantes en distintos puntos de nuestra comunidad, entre otros en Marín, en marzo de 1882. Fue Tomas Blamire, que se establece en esta villa, quien comenzó con los cultos semanales entre el vecindario y meses más tarde, en octubre, funda la Iglesia Evangélica y bautiza, por inmersión y cerca de la Isla de Tambo, los primeros practicantes: Josefa Pazos y Francisco Pais.
Thimas Blamire introdujo el protestantismo
en Marín en 1882 
Soaxe de la parroquia de Santomé de Piñeiro se convierte en el lugar donde se produce el asentamiento más importante de la congregación evangélica bajo la labor pastoral del citado Blamire. Y es aquí donde las Asambleas de Irmandades Evangélicas de Galicia consiguen tener la primera edificación de su propiedad, capilla y el cementerio en las Travesas de Aguete, terrenos donados en 1885 por Dolores Fontenla Freire, primera bautizada en aquella parroquia.
Tras la muerte de Tomás Blamire (1894), le suceden en el pastoreo Hoyle, en Marín, y White en Soaxe respectivamente. El ultimo día del año de 1899 se produce un hecho muy celebrado en Marín con la inauguración de la Capilla (y escuela) Evangélica, un logro conseguido después de muchas vicisitudes y ‘persecuciones’ (tema que merece ser tratado aparte) por el pastor Hoyle. “Era en aquel momento el mayor edificio construido en la villa, símbolo de la trascendencia que el protestantismo estaba alcanzado entre los marinenses.”
Con llegada de la Guerra Civil fueron incautadas por el fascismo muchas de las capillas evangélicas. En el caso de Marín los falangistas “intentaron convertir la capilla en su cuartel, pero no pudieron hacerlo porque el edificio había sido registrado como propiedad de una compañía inglesa, la “Continental Lands Company”.
En la actualidad la congregación evangélica marinense es la más numerosa de Galicia y una de las más importantes de España y nadie duda de que el nombre de Marín está unido históricamente al de la Iglesia Evangélica y viceversa.

Angel G. Carragal
Diario de Pontevedra
27.03/2017/Pag. 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario