sábado, 24 de junio de 2017

MARÍN. ASAR EN EL LAGO DEJARÁ DE SER UN PROBLEMA

Modelo de 'cobertizo' donde se podrán instalar las parrillas para asar
El Concello de Marín ha recibido ‘todas las bendiciones’ para sacar adelante el proyecto de instalar asadores en el Lago de Castiñeiras. Se trata de dos puntos concretos donde instalar las parrillas que cuentan con un acondicionamiento y unas medidas de seguridad indispensables para el asado. Tras la prohibición en 2005 de hacer asados en el monte, el Lago de Castiñeiras y su parque natural entraron en un declive que llevó a vecinos y comuneros a pedir que se restableciesen los asadores que en otras épocas atraían a numerosas personas a este parque. La demanda formal e institucional para recuperar los asadores se inició hace un par de años, con las peticiones reiteradas de los usuarios del Lago de Castiñeiras y de sus propietarios, las comunidades de montes.
Atendiendo tales demandas el Concello de Marín redactó un proyecto en colaboración con las CC MM de San Xulián y San Tomé y lo tramita solicitando todos los permisos y autorizaciones necesarias. Fue presentado a Conservación da Natureza de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, a Augas de Galicia a Patrimonio, por su proximidad a una zona de interés arqueológico y finalmente se ha emitido recientemente el de la Dirección Xeral de Ordenación Forestal de la Consellería de Medio Rural. Además, el Concello cuenta ya con la financiación de la Secretaría de Turismo, por entender que esta zona es altamente atractiva, posee unos valores naturales y turísticos excepcionales y que se tiene interés en potenciarla.
Por otra parte, en estos momentos, por parte de las comunidades de montes "existe una gran colaboración" -explica la alcaldesa de Marín y así en las próximas semanas se podrán realizar las obras proyectadas, contando con la aprobación municipal". "Es verdad que la zona del Lago está plagada de zonas diferentes de asadores, que en su día dieron su utilidad a poder realizar asados en esta zona", explica la alcaldesa. Pero desde aquella prohibición para los meses de verano de julio y de agosto no se pueden utilizar "y en consecuencia esta zona ha perdido gran parte de su atractivo; es verdad que se pueden utilizar a lo largo de todo el año salvo los dos meses de verano o cuando el índice de riesgo de incendio es muy alto o extremo, pero el resto de los meses del año el servicio estaría cubierto" , explica la alcaldesa.
Lo cierto es que cuando más afluencia de público se desplaza a disfrutar de este entorno natural es precisamente en verano "y en consecuencia la presión por intentar buscar soluciones se incrementa", explica Ramallo, por lo que entre todas las administraciones implicadas se ha tratado de buscar "alguna opción factible y segura". "Es necesario decir que esta posibilidad es muy buena incluso para mantener esta zona activa, cuidada, y el ayuntamiento está colaborando para tratar de mantenerla en el mejor estado posible, y seguirá colaborando para poder revertir esta situación de deterioro, que poco a poco se va mejorando y poniendo en valor, con la aportación y colaboración de todas las partes", añade la regidora municipal. (Leer más)



No hay comentarios:

Publicar un comentario