lunes, 10 de julio de 2017

MARÍN. CURIOSIDADES DEL BUQUE ESCUELA JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO. POR ANGEL G. CARRAGAL


Foto año 2003
El pasado mes de marzo traía yo a esta sección un articulo (Diario de Pontevedra. 13.03.2017) conmemorativo del 90 aniversario de la botadura del buque escuela ‘Juan Sebastián de Elcano’. Ahora y coincidiendo con el anuncio de una charla que sobre el emblemático bergantin-goleta ofrecerá el próximo jueves dia 13, en el Museo M. Torres, su comandante, el capitán de navío Victoriano Gilabert Agote, quisiera hacer una segunda entrega repasando ciertas curiosidades que forman parte de la historia del velero “embajador flotante y buque insignia de la Armada Española”.
La base del ‘J. S. de Elcano’ se encuentra en el Arsenal La Carraca (Cádiz), instalación militar que debe su nombre a un viejo barco de tipo ‘carraca’ naufragado en las proximidades de La Isla-San Fernando. El buque fue botado el 5 de marzo de 1927 amadrinado por Carmen Primo de Rivera. Y comenzó llamándose ‘Minerva’, como la mitológica diosa de la sabiduría; talla que preside su mascarón de proa. El cambio de nombre se debe a la petición que el dueño de los astilleros Echevarrieta-Cádiz, donde se construyó, hizo al rey Alfonso XIII que accedió a ello. Su primer comandante fue el capitán de fragata Manuel de Mendivil Elio quién capitaneó el viaje inaugural iniciado el 1 de agosto de 1928 y finalizado el 29 de mayo de 1929. Dio la vuelta al mundo en sentido inverso a la que en su momento siguió el marino vasco. Tiene como gemelo al buque-escuela chileno ‘Esmeralda’. 
Desde su primer crucero realizó hasta la fecha uno por año y casi sin interrupción -con la salvedad de los años de la Guerra Civil (1937-1939)- habiendo entrado en unos 200 puertos -los más visitados Cádiz y el de la Escuela Naval de Marín- de 70 países diferentes. Entre los casi noventa viajes de instrucción realizados se cuentan diez vueltas al mundo.
El coste de construcción del ‘ J. S. de Elcano’ superó los ocho millones de pesetas. Su proyecto contemplaba que “las estancias del comandante y oficiales serían decoradas en caoba, mientras que las de la marinería serían austeros ‘coys’ de madera de pino con baños turcos. También dispondría de una enfermería especial de infecciosos”. Otro detalle curioso es que el nombre de cada uno de los cuatro palos, que soportan el velamen, se corresponde con el de cuatro de los buques escuela que le precedieron. “Asturias, palo mayor popel; Almansa, palo mayor proel; Blanca, palo trinquete y Nautilius, palo mesana”. Estas son algunas de las muchas curiosidades que rodean al mítico navío ‘J. S. de Elcano’ el más reconocido de la Armada Española. Con 90 años a sus espaldas ha recorrido océanos y mares cumpliendo con la misión primordial de mantener a los guardiamarinas, que cursan a bordo parte de su carrera iniciada en la ENM, en íntimo y constante contacto con la mar donde están llamados a ejercer sus principales cometidos profesionales”, como sostiene su comandante Gilabert Agote. “Primus Circumdedisti Me” (Fuiste el primero en circunnavegarme”)
Talla de la diosa Minerva en el mascarón de proa
Angel Garcia Carragal
Diariode Pontevedra
10.07.2017/Pagina 14

No hay comentarios:

Publicar un comentario