lunes, 3 de julio de 2017

MARÍN. EL RENOVADO MERCADO DE ABASTOS. POR ANGEL Gª CARRAGAL

Placeros y placeras celebran estos días, con diversas actividades dirigidas a clientes y demás usuarios, el décimo aniversario de la reforma del Mercado Municipal de Abastos de Marín, renovación que fue inagurada el 12 de junio de 2007. Las obras de aquella importante modernización cambiaron totalmente el aspecto interior del edificio. Solo se respetaron las fachadas exteriores que dieron origen al inmueble actual. La reforma de la plaza de abastos que nos ocupa fue uno de los proyectos más importantes del grupo de gobierno de la legislatura municipal municipal del cuatrienio 2003-2007 y supuso una inversión de 600.000 euros sufragada entre Concello, el Proder y la Xunta de Galicia. Fue una obra innovadora, como así la calificaron los técnicos en aquel momento, que ofrece unos servicios modernos, amplios, cómodos y de calidad como lo siguen reconociendo y disfrutando diez años después los titulares de puestos y bancadas y los propios usuarios. Esta celebración me da pie para traer a este espacio una breve historia de este histórico y emblemático inmueble.
El Mercado Municipal de Abastos se encuentra en el edifico construido para este fin entre los años 1927/1929. La primera piedra, y tal como nos recuerda Manuel Cendán en su libro ‘Marín en las tarjetas Postales’, fue colocada en septiembre de 1927. Según datos que pudimos obtener en hemeroteca la iniciativa de construir una plaza de abastos partió de los dirigentes locales que desde muy antiguo -me estoy remitiendo a principios del siglo XIX- manifestaban su preocupación por disponer de un local cubierto donde acoger las operaciones de compraventa de pescados, carnes y otros articulos alimenticios. La iniciativa nace en 1871, un deseo que no se vería cumplido hasta 1929. En este periodo de tiempo hubo tres alternativas, dos de las cuales fueron fallidas prosperando una tercera, que es el actual Mercado.
Primero se pensó en un ‘alfolí’ (almacén de sal) situado en la calle Almuíña y segundo se pretendió construirlo en el solar donde hoy se encuentra la Capilla Evangélica. Intentos ambos frustrados por razones que sería largo exponer aquí. A la tercera fue la vencida. Y para ello nos trasladamos a 1922 año en el que siendo alcalde José del Río se acuerda la construcción de una plaza de abastos en los terrenos ganados al mar para abrir la Travesía de Marín (hoy Ejército y Marina) encargándose el proyecto al ingeniero Rafael Picó. Con la llegada a la alcaldía de Ezequiel Massoni éste retoma el proyecto que le dejó aprobado su antecesor y lo pone en marcha adjudicándo las obras a Evaristo Crespo Martínez que las contrata por un importe de 196.000 de las antiguas pesetas. Y el primero de octubre de 1929 se inaugura. 
El Mercado de Abastos es la realidad de una aspiración cumplida de nuestros ancestros que en la actualidad, y tras las modificaciones de las que fue objeto a lo largo de su existencia, está considerado como uno de los mejores de Galicia tanto por su diseño como por la calidad de los servicios que presta.

Por Angel G. Carragal
Diario de Pontevedra
03.07.2017/Pag. 14

No hay comentarios:

Publicar un comentario